Noticias

Sonrisa Eterna , Eterna Sonrisa

 

Un año ya desde que nos dejo nuestro hermano Franci , Su Virgen de la Esperanza, ha querido tenerlo arriba con ella, en el cielo, en el lugar reservado a  los grandes y nobles de corazón, como él.

Quisiéra dedicarte unos versos del gran poeta y amigo Carlos Delgado al que seguro estaras encantando con tu alegria alli arriba .

 

Cuando parta y mi cuerpo
se diluya en el río de los años
-Cuando se pierda mi cuerpo
Como débil luz en la rueda de los años-,
Cuando mi recuerdo sea
un trozo de papel colgado en un muro,
cuando sólo sea una uvita brindada al cielo,
pediré a nuestro Dios que, en su eterna grandeza,
me deje bajar al cuartel
porque quiero mi corazón abriros y repartir
para fundirme a vosotros para siempre,
pues tengo en el alma retazos de saeta
prendidos con espinas de amor a vuestra casa.
Cuando llegue cuaresma saltaré por ensalmo,
por milagro de Dios,
para estar con vosotros.
y entonces mis recuerdos arderán en la zarza
como la voz de Dios en la cima,
para siempre, Siempre brillantes.
seré el haz de leña que avive
el fuego fraternal de nuestras tradiciones,
seré la viga de madera que sostenga
la casa de nuestras vivencias,
rostrillo sin facciones
para poder abrazaros eternamente,
para poder reforzar los lazos de hermandad,
para ofreceros las lagrimas del recuerdo
y los golpes de tambor sobre la mesa.
Quiero soñar que los ángeles,
como Jacob,
me bajarán del cielo del cuartel
con escalas tenues y brillantes,
con cantos celestiales repletos de nostalgias.
y seré flor en el patio
para volver a nacer
al llegar el mes de abril.
Entonces vagaré entre vosotros
recitando poemas perdidos.
Mí alma paseará melancólica
por los huecos espacios.
Y cuando un hermano se acerque al cuartel
a escuchar los sonidos del pasado,
podré compartir con él lágrimas y suspiros,
rezos íntimos y confesiones al viento.
Alegre saltaré por los cuadros ajados
para unirme a los que conmigo se fueron,
y podré alumbrar cual inacabable palmatoria
el cuadro de Jesús con siemprevivas.
Y seré vino viejo que encienda el amor fraternal,
cuartelera sentida
y alegre tintineo de las copas.
Siempre estaré en vosotros,
hermanos que me amasteis,
siempre seré una luz junto al cuadro del Terrible.
Siempre, eternamente,
seré un recuerdo en la pared
y una uvita brindada al cielo.
Autor: Carlos Delgado Álvarez de Sotomayor– 2005
 

Siempre entre nosotros HERMANO FRANCI