Noticias

Solemne Eucaristía para la apertura del año Manantero 2020/2021

La Agrupación de Cofradías, Hermandades y Corporaciones Bíblicas, ha organizado en la tarde del Domingo 11 de Octubre  una Misa de Campaña, en el paseo Antonio Fernández Díaz “Fosforito”, al lado de la Ermita de Jesús y ante la Cruz de los Caídos.

La Eucaristía ha estado presidida por el Señor de la Humildad y María Santísima de los Dolores, y  oficiada por Monseñor Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba.
Respetando de forma escrupulosa las medidas de seguridad que las autoridades sanitarias exigen, se ha completado un aforo de en torno a unas 200 personas que han representado a las Cofradías, Hermandades, Grupos, Corporaciones y Autoridades tanto civiles como religiosas.

Detrás de un precioso altar montado con todo el cariño y flanqueado por El Humilde y la Virgen de los Dolores, Monseñor Demetrio ha reseñado la importancia de María Santísima, siempre al lado de su Hijo, y de ese Hijo, siempre acompañado de su Madre. Monseñor Demetrio ha subrayado la importancia de la unión de la FAMILIA en los momentos de adversidad, y de la misma forma hemos de fortalecer los vínculos fraternales que nos unen con todos los que somos hijos de Dios.

Schola Cantorum Santa Cecilia. Foto: Juan Miguel Granados

Al finalizar la Misa, el Obispo de Córdoba ha resaltado la importancia de la Música, tanto en el acto de hoy como en nuestra Semana Santa.
Y si las palabras de Don Demetrio nos llevaban a Dios, las voces de la Schola Cantorum nos han estremecido, transportando nuestras mentes a momentos pasados y honrando con nuestra memoria a los que ya se fueron y nos transmitieron el camino de nuestra Semana Santa.

El broche de oro, lo ha puesto el Grupo de Música del Imperio Romano. Nadie como ellos para explosionar la emoción con sus notas, para erizarnos el vello con sus compases, para elevarnos el espíritu con cada redoble de sus cajas. Como siempre, los mananteros hemos rememorado a los que estuvieron antes que nosotros y las notas de la marcha Recuerdo, convierten esos recuerdos en momentos vivibles, que casi se pueden tocar.
En un año difícil para todos, poder disfrutar del Gloria al Muerto, bajo la mirada infinita del Humilde, ha sido un empujón de moral, de vitalidad y de energía para el alma.

Texto:  Francisco Gómez de Tejada

Esta solemne jornada nos ha dejado tambien imagenes que quedaran en la historia de nuestra singular Semana Santa.