CorporacionNoticias

Coplas de Cuaresma -Carnaval-

Aproximándose ya nuestra querida cuaresma 2018 , faltan 27 días para el Jueves Lardero, me ha parecido buena idea publicar algunas coplas para este primer Sábado de Cuaresma ” Carnaval “.

 Un pueblo muy especial

 Un pueblo muy especial
este de Puente Genil,
que en llegando la Cuaresma
santo se suele sentir.
Entre quinarios, sermones y letanías
pasamos en la gloria cuarenta días,
llegando el Viernes Santo
no hay que dudar,
hasta los socialistas van a alumbrar.
Si a las procesiones
llega un forastero,
lo visten de Herodes
o de espinaquero.
Si Maura viviera
lleno de fervor,
vestido de picorucho
también tocaría el tambor.
 
Autor: Antonio Palomero
 

Triduos en esa Semana : El Calvario y María Santísima del Consuelo

Cuartelera
Del Calvario se oían
las voces de un moribundo
que en sus lamentos decía
ampárame Madre mía
que estoy solo en este mundo.
Cuartelera
 Detrás del Calvario va
enjugando su pañuelo
cuando Cristo ha muerto ya
esa Virgen del Consuelo
¡por Dios tener caridad!.

Plegaria al Cristo del Calvario.(Plegaria al buen ladrón)

Porqué de un árbol bajó
el pecado al ser primero,
subiste al árbol, Señor,
en holocausto sangriento.
¡El más grande de los reyes
hizo de la Cruz el cetro,
que redimiera la muerte y
gobernara su imperio!
Ibas de aquella manera
a morir entre convictos,
Gestas gritaba blasfemias
Dimas, sabiéndote Cristo,
tu amor humilde imploró
arrepentido y sumiso,
y Tú, omnipotente Dios,
lo llevaste al Paraíso.
Música: Rafael Sánchez
Letra: Carlos Delgado

Triduos en esa Semana : El Lavatorio

Cuartelera
La toalla con que tú
a Pedro secas los pies
no es colora ni azul
que es blanca y lleva “bordá”
los tres clavos y la cruz.
 

Copla al señor del Lavatorio: (La Pascua se acerca)

 La pascua se acerca, Jesús ha querido
un último encuentro. Reúne a sus doce,
bendice la mesa, consumen el vino,
les habla de un Reino de vida y de Goce.
 
Mas ellos, cegados por sueños de imperio,
figuran que es Reino de gloria terrena,
disputan soberbios, ¿de quién será el cetro?,
no ven que el Maestro suspira con pena.
 
Y Cristo solemne, con suave templanza,
al ver que no entienden, les muestra humildad,
despojase lento, del manto y la saya,
con cara que irradia augusta bondad.
 
Y así, desvestido, sumiso y postrado,
los pies va lavando, cual siervo, el Señor,
y aquellos apóstoles mudos quedaron
al ver la grandeza del acto de amor.
 
San Pedro, pensando que no merecía
que el Padre lavase, cual siervo sus pies,
se niega confuso gritando con ira
a ser ensalzado por el que Rey es.
 
Y Cristo le dice que no vendrá al Reino
al Reino de vida de amor y verdad,
aquel que no quiera saber que sirviendo
se eleva el humilde a gran Majestad.
 
Música: Rafael Sánchez
Letra: Carlos Delgado.